etiquetado nutricional

El etiquetado nutricional: cómo elegir un buen alimento

¿Sabes interpretar el etiquetado de los alimentos?  El etiquetado nutricional aporta información muy valiosa sobre los alimentos además de garantizar su seguridad alimentaria. Hoy en UNIKA os contamos la importancia del etiquetado nutricional para elegir un buen alimento. 

etiquetado nutricional

Gracias al etiquetado nutricional de los alimentos podemos conocer en detalle las características de los alimentos que consumimos y su impacto en nuestra salud. Sin embargo, esta información puede ser de poca utilidad si no sabemos qué significa. Hoy en UNIKA os contamos todo sobre el etiquetado nutricional. 

Según el Reglamento 1169/2011 sobre la información Alimentaria Facilitada al Consumidor, el etiquetado nutricional debe aportar obligatoriamente información sobre: 

  • Valor energético.
  • Grasas totales.
    • Grasas saturadas.
  • Hidratos de carbono.
    • Azúcares.
  • Proteína.
  • Sal.

A través de esta información podremos decidir si este alimento es positivo para nuestra salud alimentaria o no. ¿No sabes cómo? Te lo contamos a continuación. 

VALOR ENERGÉTICO 

El valor energético de un alimento es proporcional a la cantidad de energía que puede proporcionar al quemarse en presencia de oxígeno. Lo medimos en calorías, que significa la cantidad de calor necesario para aumentar en un grado la temperatura de un gramo de agua. Como su valor es muy bajo, en dietética se toma como medida la kilocaloría (1 Kcal. = 1.000 calorías).

Sin embargo, antes de centrarnos en el aporte calórico es fundamental que nos fijemos de dónde vienen sus calorías. ¿Se trata de ingredientes de calidad y que aportan nutrientes? ¿O estamos ante un producto con poca densidad nutricional?

Para analizar el valor energético debemos visualizarlo teniendo en cuenta si la cantidad que consumimos es similar a la ración que se indica en el envase. Si no es así,  debemos estimar el aporte energético prestando atención a las calorías brindadas por cada 100 gramos. Como referencia un alimento que tenga más de 200 Kcal por cada 100 gramos es concentrado en energía y favorecerá una dieta de alta densidad energética. Contrariamente, un alimento con calorías que no superan las 100 Kcal por cada 100 gramos nos ayudará a disminuir la densidad calórica de la dieta.

GRASAS TOTALES

En relación con las grasas, debemos fijarnos antes en su origen que en la cantidad indicada. Los productos con presencia de grasas refinadas y/o hidrogenadas debemos evitarlos si queremos que nuestra dieta sea sinónimo de salud alimentaria. Por el contrario, aquellos alimentos compuestos por ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados son positivos para nuestra salud. 

HIDRATOS DE CARBONO 

Los hidratos de carbono se detallan en el etiquetado nutricional por cada 100 gramos. Además, en algunos productos también se informa sobre el porcentaje de azúcar contenido. 

En esta línea, es recomendable que los productos no tengan más de un 10% de azúcares. Si no se ofrece información sobre los hidratos complejos y los hidratos simples podemos visualizar los ingredientes y ver si presenta azúcar, fructosa, sacarosa o miel entre sus ingredientes. Si encontramos este tipo de ingredientes entre sus componentes, significará que el producto contiene azúcares simples que debemos evitar. 

SAL

La sal es utilizada con mucha frecuencia por la  industria alimentaria para aumentar el placer que nos producen los alimentos. Sin embargo, es necesario fijarnos en ello y que se trate de unas cantidades adecuadas.

En UNIKA apostamos por garantizar la seguridad alimentaria de todos los productos con los que trabajamos. Si quieres saber más sobre el etiquetado nutricional de los alimentos puedes leer nuestro post El correcto etiquetado de los productos alimenticios. 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *