¿Qué es el control microbiológico?

El control microbiológico es el proceso mediante el cual se pueden detectar, identificar y cuantificar microorganismos en una muestra de un producto o del ambiente. También se puede utilizar para evaluar el efecto de un tratamiento microbiológico, como la desinfección o la esterilización. Desde Unika gestión de marcas y expertos en análisis de laboratorios hoy hablamos sobre dicha actividad.

 

¿En qué consiste el control microbiológico? 

El control microbiológico permite identificar, cuantificar y evaluar los microorganismos presentes en un producto o ambiente, y se realiza mediante el uso de técnicas de muestreo y análisis. 

También puede incluir el uso de técnicas de control de la contaminación microbiana. Es decir, incluir diversas pruebas para detectar microorganismos en una muestra.

Estas pruebas pueden incluir la microscopía, la cultivación en medios de cultivo, la prueba de enzimas o la prueba de PCR y el uso de técnicas de control de la contaminación microbiana. 

Además es posible realizar pruebas para evaluar el efecto de un tratamiento microbiológico, como la desinfección o la esterilización.

control microbiológico

 

¿Cómo se recolectan las muestras para el análisis microbiológico?

Las muestras para el análisis microbiológico se recolectan mediante el uso de técnicas de muestreo estandarizadas. Las muestras pueden recolectarse de alimentos, superficies, equipos, utensilios, ambientes, agua o aire.

Así se aíslan mediante el uso de técnicas de aislamiento estandarizadas, que se utilizan para separar los microorganismos de la muestra y permitir su identificación y cuantificación.

 

¿Cuáles son los tipos de análisis microbiológicos?

Los tipos de análisis microbiológicos incluyen la identificación de microorganismos, la cuantificación de microorganismos, la evaluación de la actividad microbiana, la evaluación de la resistencia a antimicrobianos y la identificación de toxinas microbianas.

La identificación de microorganismos utiliza técnicas para determinar qué microorganismos están presentes, y la cuantificación de las mismas lo que hace es determinar la cantidad de microorganismos presentes en dicha muestra. 

Asimismo, la evaluación de la actividad microbiana implica el uso de técnicas para evaluar la capacidad de un microorganismo para multiplicarse y/o producir toxinas. La evaluación de la resistencia a antimicrobianos lo que hace es evaluar la capacidad de un microorganismo para resistir el efecto de un antimicrobiano; y la identificación de toxinas microbianas utiliza técnicas para detectar y/o cuantificar las toxinas producidas por microorganismos.

tipos de control microbiológico

 

Entonces, ¿cuándo es necesario un control microbiológico?

Es necesario su realización cuando se sospecha la presencia de microorganismos en una muestra. También se puede realizar un control microbiológico después de un tratamiento microbiológico para asegurarse de que el tratamiento fue efectivo.

 

¿Y qué hay que hacer si en el control microbiológico se detectan elementos externos?

Si en el control microbiológico se detectan elementos externos, es necesario tomar las medidas necesarias para eliminarlos. Esto puede incluir el uso de un tratamiento microbiológico, como la desinfección o la esterilización.

La desinfección o la esterilización son procesos químicos o físicos que se utilizan para eliminar o matar microorganismos en una superficie o una muestra. En la desinfección se utilizan químicos para eliminar microorganismos, mientras que en la esterilización se utilizan altas temperaturas o radiación para matar microorganismos. Dependiendo de la naturaleza de los elementos externos, se debe seleccionar el método de desinfección o esterilización más adecuado.

Si tienes dudas sobre el método que se debe utilizar para eliminar los elementos externos, consulta a UNIKA Gestión de Marcas. Un especialista en control microbiológico te asesorará para elegir el mejor proceso.

conservante

5 conservantes que debes evitar 

En Unika, gestión de marcas, hemos hecho una selección de 5 conservantes que debes evitar. Nuestra principal preocupación es que los productos que se utilicen diariamente cumplan las necesidades de seguridad para el consumidor.

Sin darnos cuenta, consumimos productos que no son beneficiosos para nuestra salud. En su elaboración, se utilizan conservantes químicos, que son compuestos añadidos a los alimentos y otros productos para prolongar su vida útil. 

 

maquillaje conservante

Muchos de estos químicos utilizados son tóxicos y pueden causar problemas de salud. Algunos de los más habituales, sobre todo en cosmética y maquillaje, tienen ingredientes tóxicos y químicos nada aconsejables por distintos motivos.

¿Qué conservantes debemos evitar?

Algunos de los conservantes químicos que debes evitar son los parabenos, sulfatos, ftalatos, propilenglicol y alcohol.

Estos cinco conservantes que hay que evitar son muy comunes, ya que se encuentran en diferentes productos.

  1. Parabenos. Los parabenos son conservantes comúnmente usados en cosméticos y productos para el cuidado de la piel. Se usan para prolongar la vida útil de los productos al prevenir el crecimiento de bacterias y hongos. Sin embargo, se ha demostrado que los parabenos pueden ser absorbidos a través de la piel y tienen efectos hormonales en el cuerpo. Los estudios también han relacionado los parabenos con el cáncer de mama.
  2. Ftalatos. Son un grupo de químicos usados ​​comúnmente como plastificantes en muchos productos de plástico, como juguetes, envases de alimentos y cosméticos. Pueden ser tóxicos para el hígado, los riñones y el sistema reproductivo. Los ftalatos se han relacionado con problemas de salud. Como problemas reproductivos, cáncer de testículo y problemas del desarrollo del sistema reproductivo.
  3. BHA y BHT. Se encuentran en muchos alimentos y cosméticos, y son tóxicos para el hígado.
  4. Sulfatos. Ingrediente comúnmente usado en jabones, champús y otros productos de limpieza. Así como en cosméticos. Pueden ser irritantes para la piel, los ojos y las mucosas. Se usan para producir espuma y ayudar a limpiar la piel o el cabello. Sin embargo, además de influir en el ph de la piel y el cabello, pueden deshidratar la piel.
  5. Propilenglicol. Se utiliza comúnmente en la industria de cosméticos. Principalmente en lociones y cremas para humectar la piel. Se agrega a los productos de belleza para ayudar a disolver otros ingredientes y también se utiliza como un agente humectante. Además lo podemos encontrar en productos farmacéuticos y alimentarios. Utilizándose como sustancia emulsionante. Lo podemos encontrar en alimentos para animales, pero también se utiliza en la fabricación de látex, líquido de frenos, líquido de enfriamiento y líquido de limpieza. Por tanto, es mejor evitarlo en nuestro día a día.

Estos son los 5 conservantes que debes evitar y que se encuentran habitualmente en muchos productos. Desde Unika, gestión de marcas, aconsejamos que, antes de comprar un producto, leas con detenimiento sus ingredientes. No es necesario que hagas un análisis exhaustivo de los alimentos o cosméticos, pero sí una lectura rápida de sus componentes para evitar estos conservantes, ya que su uso dilatado en el tiempo puede llegar a ser perjudicial para nuestra salud. 

frutas-y-verduras-de-temporada

Frutas y verduras de temporada. Guía para la estación de primavera

Saber elegir las frutas y verduras de cada temporada es importante para disfrutar de una buena alimentación. Por eso en el post de hoy te contamos qué alimentos corresponden a la estación de primavera.

Esta empieza el 20 de marzo y finaliza el 21 de junio. Y durante estos tres meses, encontramos diversas frutas y verduras con múltiples beneficios y propiedades. Consumir estos alimentos en su temporada, es la mejor forma de aprovechar todos sus nutrientes y beneficios para la salud. Por esa razón desde Unika, empresa dedicada a la gestión de marcas, os dejamos una guía práctica para identificar las frutas y verduras de la temporada de primavera.

 

frutas-y-verduras-de-temporada

Guía de alimentos por meses

  • Marzo

Gran parte de este mes transcurre dentro de la estación invernal. Por lo que hasta el 20 de marzo, conviven a la vez frutas y verduras invernales y estivales. 

Frutas: Fresa, fresón, kiwi, manzana, mandarina, naranja, pomelo, plátano, aguacate, limón

Verduras: Alcachofa, espárrago, brócoli, apio, ajo, col, acelga, lombarda, coliflor, puerro, endibia, lechuga, escarola, remolacha, cebolla, cardo, espinaca, zanahoria

  • Abril

En el mes de abril entramos de lleno en la estación primaveral. Esto se ve reflejado en las horas de luz, el buen tiempo y en la aparición de alimentos como el kiwi o el níspero. 

Frutas: aguacate, fresón, mandarina, kiwi, limón, naranja, pomelo, níspero

Verduras: acelga, alcachofa, apio, cebolla, col lombarda, coliflor, espárrago, brócoli, endibia, espinaca, zanahoria, remolacha, lechuga, escarola, col.

  • Mayo

Durante mayo, la lista de frutas y verduras sigue en aumento. Es conveniente aprovechar este mes para disfrutar de todos estos alimentos ya que en cuanto empiece el calor veraniego, algunos de ellos desaparecerán.

Frutas: aguacate, albaricoque, frambuesa, ciruela, cereza, fresa, limón, níspero, naranja, nectarina, plátano, melocotón, pomelo.

Verduras: acelga, ajo, alcachofa, apio, brócoli, cebolla, endibia, espárrago, espinaca, remolacha, lechuga, rábano, judía verde, zanahoria.

  • Junio

La cuenta atrás para el verano empieza en el mes de junio. En cuestión de días la primavera deja paso a la temporada estival. Por lo que ya se empiezan a encontrar frutas y verduras más jugosas y ricas en agua. Tan necesarias para las altas temperaturas veraniegas.

Frutas: albaricoque, breva, cereza, ciruela, frambuesa, fresa, sandía, melocotón, melón, mora, nectarina, níspero, paraguayo, pera, plátano, limón.

Verduras: acelga, ajo, alcachofa, apio, brócoli, calabacín, cebolla, endibia, espinaca, judía verde, lechuga, pepino, pimiento, rábano, remolacha, tomate, zanahoria.

 

frutas-y-verduras-de-temporada

La alimentación juega un papel fundamental en la salud y bienestar personal. Por eso desde Unika Gestión de Marcas, esperamos que este post te haya resultado útil para identificar las frutas y verduras de la temporada de primavera. Y que te haya animado a consumirlas durante esta estación. ¡Recuerda consultarlo la próxima vez que vayas a hacer una compra!

desperdicio

Cómo reducir el desperdicio de alimentos

La basura es un lugar muy revelador para hacernos una idea del desperdicio de alimentos presente en nuestra sociedad. Y es que, este, es sin duda uno de los grandes problemas medioambientales de nuestra era. Esta práctica contribuye a las emisiones de gases de efecto invernadero y desperdicio de agua y otros recursos necesarios para cultivar alimentos.

Los principales responsables de la contaminación medioambiental son las grandes empresas pero aun así nosotros como individuos tenemos un papel muy importante en la reducción del desperdicio alimentario. Por este motivo hoy, desde Unika, empresa dedicada a la gestión de marcas, compartimos con vosotros diferentes formas para reducir esto a lo largo del día.

 

seguridad alimentaria

15 consejos para reducir el desperdicio de alimentos

  • Adoptar una dieta más saludable y sostenible

Esta conducta alimentaria es beneficiosa tanto para las personas como para el medio ambiente, además de no requerir tanta elaboración como pensamos. La vida se mueve deprisa, y preparar comidas nutritivas puede ser complicado, pero las comidas saludables no tienen porqué ser elaboradas. En internet abundan recetas saludables y rápidas que pueden compartir con sus familiares y amigos

  • Comprar solo lo que es necesario

Planificar la comida, realizar un menú semanal y preparar una lista de la compra para evitar compras compulsivas puede ser de gran ayuda, tanto para el desperdicio de alimentos como para su bolsillo.

  • Aprovechar las frutas y hortalizas que tienen una apariencia diferente al resto

No se debe juzgar a los alimentos por su apariencia. A menudo se tiran a la basura frutas y hortalizas magulladas o con formas extrañas porque incumplen normas cosméticas arbitrarias y pensamos que están malas. No hay de qué preocuparse porque el sabor es el mismo. Incluso si estas están demasiado maduras se pueden utilizar para algunas recetas en concreto. Por ejemplo, cuando la fruta está un poco pasada la podemos utilizar para batidos, zumos y postres.

  • Almacenar los alimentos con sensatez.

Cuando compramos alimentos debemos pensar en la manera de almacenarlos para evitar que se desperdicien. Ordenar los alimentos a la hora de almacenarlos es muy efectivo, por ejemplo proponemos poner los más antiguos en la parte delantera del armario o frigorífico y colocar los nuevos en la parte trasera. Otras acciones para prevenir pueden ser utilizar recipientes herméticos para mantener los alimentos abiertos frescos en el frigorífico o asegurarnos de cerrar los paquetes para que no entren insectos.

  • Comprender el etiquetado de los alimentos

Existe una gran diferencia entre las fechas de “consumo preferente” y la “caducidad”.  A veces los alimentos siguen siendo válidos para el consumo pasada la fecha de “consumo preferente”, mientras que la fecha de “caducidad” indica el momento en que el consumo deja de ser válido ya que puede ser dañino para la salud.  También comprender el etiquetado de los alimentos sirve para averiguar si contienen ingredientes no saludables como grasas trans y / o conservantes.

  • Empezar por lo pequeño

Servir en casa porciones más pequeñas o compartir platos más grandes en los restaurantes.

  • Valorar las sobras

alimentos

Si no se come todo lo que se prepara, congelarlo para más adelante o utilizar las sobras como ingrediente de comida puede ser acciones beneficiosas contra el desperdicio de alimentos.

  • Hacer uso de los alimentos desperdiciados (Abono)

desperdicio alimentos

En lugar de tirar a la basura desechos de comida, haga compost con ellos , es decir abono, para de esta forma devolver los nutrientes al suelo y reducir su propia huella de carbono.

  • Respetar los alimentos 

Es positivo aprender sobre los procesos de producción y conocer más allá del trabajo de aquellos agricultores cercanos.

  • Apoyar los productores de alimentos locales

Comprando productos locales, prestamos apoyo a agricultores familiares y pequeñas empresas de su comunidad. Luchando también contra la contaminación reduciendo las distancias que recorren los camiones y otros vehículos en el reparto.

  • Mantener la seguridad de las poblaciones de peces

Debemos consumir mayoritariamente aquellas especies de peces que abundan más, como la caballa o el arenque, antes que otras que corren peligro de sobreexplotación, como el bacalao o el atún. También intentar comprar pescado que se ha capturado o criado de forma sostenible, como el pescado provisto de etiqueta o certificado ecológico.

  • Usar menos agua

No podemos producir alimentos sin agua por lo que es importante ahorrar también en todos los recursos hídricos empleados en su producción. 

  • Mantener limpios los suelos y agua

Algunos desperdicios domésticos son, en potencia, peligrosos y nunca deben echarse a un cubo de basura general. Artículos como pilas, pintura, teléfonos móviles, medicamentos, productos químicos, etc. Pueden llegar a filtrarse en el suelo y en el suministro de agua, perjudicando así los recursos naturales con los que se producen nuestros alimentos.

  • Comer más legumbres y verdura

alimentos

Tratar de consumir una vez por semana una comida a base de legumbres o cereales “antiguos” como la quinoa, garbanzos… Además esto contribuirá a mejorar nuestra salud y bienestar

  • Compartir es cuidar

Donar los alimentos que de otro modo se desperdician. Como por ejemplo existen aplicaciones donde las cafeterías, fruterías, restaurantes,… venden packs con la comida sobrante del día , si usamos estas aplicaciones rescatamos alimentos siendo de esta manera sostenibles con el medioambiente y nuestros recursos.

Estos son tan sólo algunos de nuestros consejos para evitar el despilfarro de alimentos. Pero seguro que hay muchos más, ¿cuál es tu truco para evitarlo? Desde Unika, gestión de marcas, te animamos a que nos compartas tus trucos y así hacer de este mundo uno más sostenible. ¡Te leemos en comentarios!

análisis

Qué aportan las legumbres en tu dieta y por qué son tan importantes

El 10 de febrero es el Día Mundial de las Legumbres. Alimento base en toda dieta equilibrada, Por ello hoy, desde Unika Gestión de Marcas, expertos en el análisis y seguridad de alimentos, te hablamos por qué son tan importantes y debes incluirlas siempre en tu alimentación.

 

Cada vez más, estamos concienciados en la importancia de una alimentación sana y equilibrada, que nos dé todos los nutrientes necesarios. Este es uno de los alimentos más completos y necesarios que deben estar presentes en nuestro día a día, te explicamos por qué.

legumbre

 

¿Qué son las legumbres?

 

Las legumbres son un tipo de leguminosas que se cosechan para obtener una semilla seca, como lo son las lentejas, garbanzos o judías, por ejemplo.

Se trata de cultivos esenciales por diversas razones. Y es que están repletos de nutrientes con un alto contenido en proteínas, por lo que son perfectas para aquellas dietas vegetarianas por ejemplo o veganas. 

Las legumbres son bajas en grasas y ricas en fibra soluble, es decir ayudan a reducir el colesterol y controlar el azúcar en sangre. Por lo que son perfectas para enfermedades como la diabetes o dolencias cardíacas. Además de ayudar a combatir la obesidad, enfermedad con altos números en nuestra sociedad.

Estos cultivos tienen grandes propiedades fijadoras de nitrógeno, por lo que ayudan a mejorar la fertilidad del suelo. Aumentan la productividad de las tierras de cultivo, promoviendo la biodiversidad agrícola y del suelo. Llegando incluso a mantener a raya las plagas y enfermedades nocivas. 

Las legumbres pueden incluso contribuir a la mitigación del cambio climático, pues pueden ayudar a reducir la dependencia de los fertilizantes sintéticos utilizados para aportar nitrógeno al suelo. 

seguridad

¿Qué nos aportan las legumbres?

 

Las legumbres tienen aproximadamente el doble de proteínas que podríamos encontrar en cereales como el trigo, por lo que para aquellas regiones donde es complicado obtener carne o lácteos es vital.

Destacamos su alto contenido en minerales y vitaminas, ideales, como hemos mencionado anteriormente, para aquellas dietas veganas o vegetarianas, pues aseguran una ingesta suficiente de nutrientes esenciales. 

 

Gracias a su alto contenido en hierro y fibra facilitan el transporte de oxígeno a todo el organismo, así como a eliminar toxinas y colesterol del organismo, pues favorece el tránsito intestinal.

 

Según la FAO, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura, las legumbres cuentan con grandes valores nutricionales:

 

  1. Bajas en grasas y sin colesterol que, unido a su alto contenido en fibra, ayudan a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, mejorando la salud digestiva.
  2. No contienen gluten, por lo que son aptas para personas celíacas. 
  3. Perfectas para personas con diabetes o que quieran controlar su peso pues ayudan a estabilidad el azúcar en sangre, así como los niveles de insulina
  4. Fuente de folato. Un tipo de vitamina B esencial para el sistema nervioso y muy importante durante el embarazo para prevenir anomalías en el feto.
  5. Ricas en hierro, que mejoran la absorción de este si se combinan con alimentos ricos en vitamina C.
  6. Ayudan a prevenir la disminución cognitiva y reducir los síntomas menopáusicos, además de mejorar la salud ósea.
  7. Fuente de proteínas vegetales, pudiéndose aumentar combinándolo con cereales. 

 

Es importante que estos alimentos siempre se cocinen, pues no deben tomarse crudos. Es recomendable remojarlas en agua en caso de ser legumbres secas durante al menos 4 o 7 horas en función del tipo de legumbres que sean, pues de esta forma se activan sus enzimas. Además de reducir su tiempo de cocción y de facilitar su digestión para que el organismo pueda absorber mejor sus nutrientes. 

legumbres

Por ello, las legumbres son un bien tan preciado e incluso rey de las cocinas, pues además de ser un alimento muy completo y apto a cualquier tipo de alimentación, se trata de un tipo de cultivo que cuida del medio ambiente.

En Unika somos especialistas en el análisis de productos alimenticios. Por ello no dudes en consultarnos cualquier duda sobre ello. ¡Estaremos encantados de ayudarte!

¡Contacta con nosotros!

¿Qué son los complementos alimenticios?

Hoy en día, en nuestra sociedad, los complementos alimenticios son productos que suelen estar integrados en numerosas rutinas alimentarias. Siendo productos caracterizados por ser fuentes concentradas de nutrientes que buscan complementar la ingesta de alimentos, persiguiendo una dieta adecuada y equilibrada. Hoy desde Unika, laboratorio de alimentos, analizamos qué son exactamente estos complementos. 

 

Antes de nada, debemos aclarar que estos complementos no pueden sustituir una dieta equilibrada, únicamente una alimentación variada, rica en frutas y verduras puede aportar todos los nutrientes que el organismo necesita y esto debemos tenerlo en cuenta siempre.

¿De qué se componen?

 

En el mercado podemos encontrar una gran variedad de nutrientes y otros elementos que están presentes en estos complementos, como; vitaminas, minerales, aminoácidos, ácidos grasos esenciales, fibra…

 

Cuando nos referimos a las vitaminas y minerales, es muy importante que las sustancias químicas empleadas en la fabricación de estos complementos sean seguros y estén disponibles para el organismo. De esta forma, encontramos una lista positiva de dichas sustancias. 

Dichas sustancias han de haber sido aprobadas por el Comité Científico de la Alimentación Humana.

 

La normativa nacional sólo establece las normas específicas para las vitaminas y minerales. Utilizadas como ingredientes en estos complementos.

En nuestro país es posible comercializarlos siempre que sus ingredientes estén recogidos en las listas autorizadas y que se comercialice en otro Estado miembro de la Unión Europea. En cambio, en aquellos que no provienen de países no pertenecientes no es posible aplicarles este reconocimiento. 

 

Sus niveles de consumo

Debemos tener en cuenta que una ingesta excesiva y continuada de estos puede tener efectos perjudiciales para la salud. Por ello es necesario establecer unos niveles máximos para ciertos nutrientes de tal manera que se asegure una utilización normal de estos productos en función de sus instrucciones. Es vital no presentar peligro para los consumidores. 

 

Pero hasta que estos niveles no queden fijados por la Unión Europea, en los que se marquen qué máximo de sustancias con efectos nutricionales o fisiológicos, serán los del Comité Científico de la Alimentación Human lo que prevalezcan ante los demás. 

 

Aunque hay que tener en cuenta que, para que dichos productos realmente consigan el propósito de complementar esta ingesta de vitaminas y minerales, las sustancias de las que hablamos deben encontrarse en cantidades significativas en estos complementos. 

 

Su etiquetado y publicidad

 

Este tipo de productos deben cumplir con unos criterios generales de etiquetado, así como toda la publicidad que esté en su mundo. 

 

Para comenzar, debe comercializarse como “complemento alimenticio”. Tanto en su etiquetado, como posterior comunicación nunca debe hacer afirmaciones que den a entender que para conseguir una dieta equilibrada debes tomar este tipo de productos. Al igual que no debe atribuirse valores tales como que trata o cura enfermedades humanas, ni se referirá a dichas propiedades. 

De forma obligatoria, el etiquetado debe tener la siguiente información:

 

  • Indicar la naturaleza de los nutrientes o sustancias
  • La dosis del producto recomendada para su consumo diario
  • Advertencia de no superar la dosis diaria recomendada
  • La afirmación de no utilizar estos complementos como sustituto de una dieta equilibrada
  • La afirmación de mantener alejado de los más pequeños
  • La cantidad de nutrientes con efectos nutricionales debe estar aclarada en la etiqueta.

 

Estos son algunos de los aspectos sobre el mundo de los complementos alimentarios. Si tienes en mente lanzar un producto al mercado de estas características no dudes en consultarnos en Unika, gestión de marcas, te asesoraremos en todo el tedioso proceso para que consigas el éxito en tus productos. 

 

5 Curiosidades que no sabías sobre los alimentos procesados

Todos sabemos que la comida procesada es nociva para la salud, pero no sabemos hasta dónde pueden llegar sus efectos porque la industria siempre ha sido muy cautelosa al esconderlos. Por ello, hoy desde UNIKA, te presentamos cinco curiosidades que no sabías sobre los alimentos procesados, antes de caer en la tentación. ¿Nos acompañas?

Generalmente, todos sabemos que los alimentos procesados están llenos de azúcar, sal y aditivos en exceso. Pero lo que quizás no se sepa tanto es el alcance que pueden tener sus estragos, algo que la industria de la comida procesada no quiere que sepas. En pocas palabras, aunque sepan muy bien y sean fáciles de preparar, cuando comes alimentos preparados estás cambiando salud por conveniencia.

Por ello, os presentamos 5 razones por las cuales deberías pensar dos veces la próxima vez que te veas tentado a comer alimentos procesados:

1. Son adictivos y pueden provocar que comas de más

Procesar implica modificar o remover componentes importantes de la comida como la fibra, el agua y los nutrientes, cambiando así la manera en que son digeridos y asimilados en tu cuerpo.

A diferencia de la comida cruda y entera, que contiene una mezcla de carbohidratos, grasas, proteínas, fibra y agua para ayudarte a sentir saciado, los alimentos procesados estimulan la liberación de dopamina y te hacen sentir bien incluso cuando la comida no tiene nutrientes ni fibra. Esta liberación de dopamina puede llevarte a comer de más y, ultimadamente, a volverte adicto a la comida.

2. Están vinculados a la obesidad

Está garantizado que la comida procesada contiene aditivos que están vinculados a la obesidad. Esto incluye el glutamato monosódico, el jarabe de maíz alto en fructosa, endulzantes artificiales y otros. Además, los carbohidratos refinados como cereales de desayuno, bagels, waffles, pretzels y la mayoría de los demás alimentos procesados se convierten rápidamente en azúcar.

Esto incrementa tus niveles de insulina y leptina y contribuye a la resistencia a la insulina, lo cual es el factor principal de la mayoría de las enfermedades crónicas y condiciones conocidas por el hombre, incluyendo el aumento de peso.

3. Rompen los principios de la combinación de comida

Comer alimentos en ciertas combinaciones ayuda a que el proceso de digestión de tu cuerpo trabaje más eficientemente y absorba más nutrientes. De acuerdo con este estudio, comer proteínas y almidones en un mismo momento (lo cual es común en comidas procesadas como la pizza de pepperoni) inhibe la digestión y lleva a la putrefacción de tu comida y a condiciones acídicas en tu sangre.

4. Fomentan el desbalance de tu ecosistema interno

Los microorganismos que viven en tus tractos digestivos forman un ecosistema interno muy importante que influencia numerosos aspectos de tu salud. Los alimentos procesados interrumpen este sistema, suprimiendo a la microflora benéfica y llevando a problemas digestivos, antojos y enfermedades. Los organismos benéficos en tu flora se regocijan con la comida entera y no procesada.

5. Son nocivos para tu estado de ánimo y cerebro

Los cambios de ánimo, problemas de memoria e incluso la depresión son muchas veces resultados de una dieta fuerte en comida procesada. De hecho, la mayor concentración de serotonina, que está involucrada en el control del ánimo, la depresión y la agresión, se encuentra en tus intestinos, no en tu cerebro. Curioso, ¿verdad?

Es importante que la sociedad sea consciente de qué tipo de alimentos consume y de sus efectos en el organismo. Por ello, en UNIKA apostamos por garantizar la seguridad alimentaria de todos los productos con los que trabajamos. Si quieres saber más sobre los alimentos procesados, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Estaremos encantados de poder ayudarte.

alimentos que parecen saludables

Alimentos que parecen saludables pero no lo son

Muchos productos que aparentan ser saludables no siempre lo son. ¿Un ejemplo? Podemos darte muchos: barritas de cereales, zumos, algunos yogures e, incluso, el pan. ¡No son lo que parecen! Por eso, hoy queremos ayudaros a identificar esos alimentos que parecen saludables, pero no son.

Los alimentos se dividen en cinco categorías, definidas en función de la extensión y el propósito del procesamiento industrial utilizado en su producción. Las categorías son: naturales o mínimamente procesados, ingredientes culinarios, procesados y ultraprocesados.

Alimentos que parecen saludables

Los productos que hemos mencionado anteriormente pertenecen a una categoría alimentaria peligrosa que ni siquiera existía hasta hace poco: los ultraprocesados. La tendencia en el consumo refleja que la gente está dejando de preparar alimentos naturales y mínimamente procesados y comprando más productos listos para consumirse. Estos productos contienen más calorías, sal, azúcar y grasa, además de aditivos alimentarios que favorecen el consumo excesivo y provocan efectos negativos en el cuerpo y la salud.

Además, no contienen ningún nutriente y tampoco sacian, solo hacen que comamos más y más. Y no podemos olvidar que son los principales causantes del aumento en la obesidad y las enfermedades crónico-degenerativas como el infarto agudo de miocardio y la hipertensión arterial.

¿Cómo puedo identificar alimentos que parecen saludables pero no lo son?

Lee atentamente esta clasificación y ¡toma nota!:

  • Naturales: se obtienen directamente de las plantas o de animales y que se adquieren para consumo sin que hayan sufrido alteraciones desde que se originaron en la naturaleza, por ejemplo, huevos, frutas, legumbres, verduras, etc.
Alimentos que parecen saludables
  • Mínimamente procesados: son alimentos que han pasado por algún proceso de limpieza, refrigeración, secado, pasteurización, congelamiento y fermentación, pero no se les ha añadido sal, azúcar, grasas y otras sustancias. En este grupo están los granos y cereales, la leche, las harinas, la carne y el café.
  • Ingredientes culinarios: son extraídos de alimentos de la naturaleza por procesos como prensado, molienda, trituración, pulverización y refinación. Hacen la alimentación más sabrosa, sin que quede nutricionalmente desequilibrada, pero deben ser usados en pequeñas cantidades. Algunos ejemplos son los aceites, mantecas, el azúcar y la sal.
  • Productos procesados: son alimentos naturales o mínimamente procesados a los que se les agrega sal, azúcar u otra sustancia de uso culinario, para hacerlo duradero o más agradable al paladar. Se recomienda limitar la ingesta pues los ingredientes y los métodos usados alteran desfavorablemente la composición nutricional.

En este grupo encontramos muchos productos como las sardinas y el atún enlatados, los quesos, los panes envasados y prácticamente cualquier conserva que tenga sal y azúcar en sus ingredientes.

  • Alimentos ultraprocesados: son productos realizados con muchos elementos, como sal, azúcar, aceites, grasas y sustancias de uso exclusivamente industrial, como proteínas de soya y de leche y extractos de carnes. Además, pasan por varias etapas de procesamiento. Hay muchos productos en esta categoría: galletas, helados, sopas, salsas, refrescos, batidos, salchichas, Nuggets… ¡La lista es infinita!

Para identificarlos, te recomendamos mirar la lista de ingredientes. Si tiene más de 5 y son nombres poco familiares, estás antes un procesado y deberías consumirlos muy ocasionalmente.

Los dos primeros grupos deben ser la base de nuestra dieta para conseguir una alimentación nutricionalmente balanceada y ambientalmente sostenible.

En UNIKA apostamos por garantizar la seguridad alimentaria de todos los productos con los que trabajamos. Si quieres saber más sobre el etiquetado nutricional y cómo elegir un buen alimento, te recomendamos este post.

ISO 22000

ISO 22000: ¿Qué es y para qué sirve?

¿Estás al día de las normas que regulan los sistemas de gestión de seguridad alimentaria? Desde UNIKA Gestión de marcas te contamos todo sobre la norma ISO 22000. ¿Nos acompañas?

Mantenernos informados de las leyes y normas que regulan la calidad de los alimentos que consumimos es de gran importancia. Al fin y al cabo una buena alimentación es fundamental para mantener un estilo de vida saludable e informarse sobre la normativa de la industria alimentaria suma para tener el control de lo que comemos. En el post de hoy te lo contamos todo sobre la ISO 22000. 

¿Qué es la ISO 22000? 

ISO 22000

ISO 22000 es una norma internacional de sistemas de gestión de seguridad alimentaria que define los requisitos que se deben cumplir en la totalidad de la cadena alimentaria. Esta norma asegura que los alimentos lleguen en condiciones adecuadas para el consumidor

El objetivo de esta normativa no es otro que confirmar a los consumidores la seguridad de los alimentos que adquieren en los centros de venta alimentaria. De esta manera, los clientes pueden tener el control y la confianza de que los productos que ingieren no son perjudiciales para su salud. Además, la ISO 22000 se gestiona a base de requisitos y parámetros que favorecen el funcionamiento y los costos de toda la cadena alimenticia. 

Todas las empresas de la industria alimentaria deben contar con ese certificado. De no ser así, las diferentes organizaciones pueden enfrentarse a sanciones económicas y penales

¿Cuáles son sus beneficios?

ISO 22000

Obtener la ISO 22000 ofrece una serie de beneficios a las empresas de la industria alimentaria muy variados y que servirá a las empresas para mejorar su sistema de negocio. Entre ellas destacamos: 

  • Facilita que las empresas de la industria alimentaria cumplan la legislación vigente.
  • Ayuda a identificar riesgos en productos y a prevenir situaciones de crisis. 
  • Favorece que las empresas se gestionen de manera más competente y rentable
  • Aumenta la confianza en todas las personas implicadas en el proceso de la industria: proveedores, clientes y consumidor final 
  • Provoca que exista una comunicación más directa y transparente entre las partes interesadas. 
  • Supone un crecimiento de mercado, ya que al ofrecer seguridad en la venta de alimentos se aumenta la confianza del cliente, y en consecuencia la venta. 
  • Es una normativa que funciona a nivel internacional por lo que facilita el entendimiento entre empresas de distintos países así como ayuda al consumidor a controlar la seguridad de sus alimentos en cualquier parte del mundo.

Como hemos comentado anteriormente, la ISO 22000 es imprescindible para toda aquella empresa perteneciente al sector alimentario. Para poder obtenerla es necesario contactar con una empresa certificadora como UNIKA Gestión de Marcas. 

Una de las fases de adquisición del certificado es la auditoría, en la que se analizan debilidades y fortalezas de la empresa. Esto ayudará a mejorar la gestión de tu organización aportándole valor añadido. En UNIKA apostamos por garantizar la seguridad alimentaria de todos los productos con los que trabajamos. Si quieres saber más sobre la normativa de los alimentos no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Nos encantará poder ayudarte.

etiquetado nutricional

El etiquetado nutricional: cómo elegir un buen alimento

¿Sabes interpretar el etiquetado de los alimentos?  El etiquetado nutricional aporta información muy valiosa sobre los alimentos además de garantizar su seguridad alimentaria. Hoy en UNIKA os contamos la importancia del etiquetado nutricional para elegir un buen alimento. 

etiquetado nutricional

Gracias al etiquetado nutricional de los alimentos podemos conocer en detalle las características de los alimentos que consumimos y su impacto en nuestra salud. Sin embargo, esta información puede ser de poca utilidad si no sabemos qué significa. Hoy en UNIKA os contamos todo sobre el etiquetado nutricional. 

Según el Reglamento 1169/2011 sobre la información Alimentaria Facilitada al Consumidor, el etiquetado nutricional debe aportar obligatoriamente información sobre: 

  • Valor energético.
  • Grasas totales.
    • Grasas saturadas.
  • Hidratos de carbono.
    • Azúcares.
  • Proteína.
  • Sal.

A través de esta información podremos decidir si este alimento es positivo para nuestra salud alimentaria o no. ¿No sabes cómo? Te lo contamos a continuación. 

VALOR ENERGÉTICO 

El valor energético de un alimento es proporcional a la cantidad de energía que puede proporcionar al quemarse en presencia de oxígeno. Lo medimos en calorías, que significa la cantidad de calor necesario para aumentar en un grado la temperatura de un gramo de agua. Como su valor es muy bajo, en dietética se toma como medida la kilocaloría (1 Kcal. = 1.000 calorías).

Sin embargo, antes de centrarnos en el aporte calórico es fundamental que nos fijemos de dónde vienen sus calorías. ¿Se trata de ingredientes de calidad y que aportan nutrientes? ¿O estamos ante un producto con poca densidad nutricional?

Para analizar el valor energético debemos visualizarlo teniendo en cuenta si la cantidad que consumimos es similar a la ración que se indica en el envase. Si no es así,  debemos estimar el aporte energético prestando atención a las calorías brindadas por cada 100 gramos. Como referencia un alimento que tenga más de 200 Kcal por cada 100 gramos es concentrado en energía y favorecerá una dieta de alta densidad energética. Contrariamente, un alimento con calorías que no superan las 100 Kcal por cada 100 gramos nos ayudará a disminuir la densidad calórica de la dieta.

GRASAS TOTALES

En relación con las grasas, debemos fijarnos antes en su origen que en la cantidad indicada. Los productos con presencia de grasas refinadas y/o hidrogenadas debemos evitarlos si queremos que nuestra dieta sea sinónimo de salud alimentaria. Por el contrario, aquellos alimentos compuestos por ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados son positivos para nuestra salud. 

HIDRATOS DE CARBONO 

Los hidratos de carbono se detallan en el etiquetado nutricional por cada 100 gramos. Además, en algunos productos también se informa sobre el porcentaje de azúcar contenido. 

En esta línea, es recomendable que los productos no tengan más de un 10% de azúcares. Si no se ofrece información sobre los hidratos complejos y los hidratos simples podemos visualizar los ingredientes y ver si presenta azúcar, fructosa, sacarosa o miel entre sus ingredientes. Si encontramos este tipo de ingredientes entre sus componentes, significará que el producto contiene azúcares simples que debemos evitar. 

SAL

La sal es utilizada con mucha frecuencia por la  industria alimentaria para aumentar el placer que nos producen los alimentos. Sin embargo, es necesario fijarnos en ello y que se trate de unas cantidades adecuadas.

En UNIKA apostamos por garantizar la seguridad alimentaria de todos los productos con los que trabajamos. Si quieres saber más sobre el etiquetado nutricional de los alimentos puedes leer nuestro post El correcto etiquetado de los productos alimenticios.