¿Cómo interpretar la etiqueta de un producto cosmético?

La importancia de seleccionar productos adecuados para el cuidado de la piel es una de las principales preocupaciones de los consumidores. No solo prestamos atención a los beneficios que aportan los productos adquiridos, también los ingredientes que se emplean en la formulación y sus cantidades. Por ello, desde UNIKA Gestión de marcas te contamos cómo interpretar la etiqueta de un productos cosmético. ¡Sigue leyendo!

¿Cómo interpretar la etiqueta de un producto cosmético?

En el etiquetado de los cosméticos y productos de belleza es donde se encuentra toda la información acerca de los beneficios que ofrece el cosmético, modo de empleo, advertencias de uso y los ingredientes que lo componen. Es una parte muy importante, ya que es donde el consumidor se informa y decide qué cosmético le beneficia más.

Debido a la globalización, hoy en día se pueden encontrar fácilmente en el mercado cosméticos importados desde todas las partes del mundo como la cosmética coreana, la cosmética ayurveda india y fabricantes europeos, entre otros. La gran mayoría del etiquetado de estos productos se puede encontrar traducido al castellano, pero todavía se puede encontrar un pequeño apartado sin traducir: los ingredientes.

Qué es el INCI y cuáles son sus reglas básicas

¿Cómo interpretar la etiqueta de un producto cosmético?

En los cosméticos es imprescindible detallar los ingredientes utilizados en su formulación bajo el título “ingredients”. A la hora de mencionar los ingredientes, el mundo de la cosmética cuenta con un sistema propio llamado INCI (International Nomenclature of Cosmetic Ingredient). Esta nomenclatura surge de la necesidad de crear un sistema internacional estándar que regule la terminología utilizada en la cosmética. Para ello, se utilizan los nombre científicos de los ingredientes en latín y los nombres en inglés de los derivados o ingredientes químicos.

Todos los países miembros de la Unión Europea deben identificar los ingredientes de los cosméticos utilizando los nombres comunes. Por eso es muy difícil encontrar cosméticos que cuenten con ingredientes especificados en castellano.

Esta terminología tiene unas reglas generales a la hora de aplicar y de interpretar la información: Deben figurar todos los ingredientes que se utilizan en la formulación encabezada por el término “ingredientes”. En muchos de los cosméticos también se puede encontrar la palabra INCI entre paréntesis.

Los ingredientes de la composición aparecen en orden decreciente. Los primeros ingredientes mencionados son aquellos en los que más cantidad se encuentran en la formulación.

  • Los componentes de origen químico se nombran en inglés.
  • Para los ingredientes extraídos de las plantas y que no han sufrido alteración química alguna, se identifica el género y la especie en latín, seguido de la parte de la planta de la que procede (hojas, tallos, raíces, semillas…) y la clase de preparado como aceite, extracto polvo, jugo…
  • Las sustancias botánicas que han sido alteradas químicamente, se nombran en inglés al igual que los ingredientes de origen químico.
  • Los colorantes cosméticos se identifican con el estándar CI (Colour Index) seguidos del número de color. Ingredientes como el carmín, al ser considerados como colorantes, es suficiente mencionarlos con el número de color que lo identifica sin la necesidad de especificar que se trata del carmín.
  • Las nanopartículas y los nanomateriales deben estar identificados en la lista con el prefijo “nano”.

Qué información cuenta el etiquetado

Todos los miembros de la Comunidad Europea están regulados por la misma normativa de productos cosméticos (reglamento número 1223/2009 de Productos Cosméticos). En él, se regula la información necesaria que debe contener el cosmético a la hora de ser comercializado.

Además de regular cómo mencionar los ingredientes, en el reglamento se indica que los productos cosméticos también deben incluir la siguiente información en el etiquetado:

  • Nombre y dirección de la empresa. En caso de productos importados, también es necesario incluir el país de origen.
  • Peso o volumen del contenido.
  • Función del producto.
  • Precauciones de empleo.
  • Modo de empleo.
  • Fecha de caducidad y duración tras la apertura.
  • Número de lote.

El etiquetado de los productos es uno de los principales elementos que garantiza un consumo y compra informada, por lo que es importante saber cómo interpretar la etiqueta de un producto cosmético. Además, es necesario prestar atención a todas sus partes para obtener la información completa y así realizar una compra responsable.

¿Cómo interpretar la etiqueta de un producto cosmético?

En UNIKA apostamos por garantizar la seguridad en los análisis cosméticos de todos los productos con los que trabajamos. Si quieres saber más sobre este tema, no dudes en ponerte en contacto con nosotros, somos especialistas en análisis de cosméticos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *