protectores soales

7 Mitos sobre los protectores solares que no sabías

Estamos en pleno verano y hay que reconocerlo, ¡el sol nos levanta el ánimo! Pero tenemos que tener mucho cuidado con él, pues es el principal causante del cáncer de piel. Según la Asociación Española Contra el Cáncer, en el año 2018 se diagnosticaron 18,747 casos de melanoma en España. Por suerte, la medida de prevención más eficaz es tan sencilla como usar protectores solares.

En este post queremos desmentir 7 mitos sobre los protectores solares que probablemente desconocías y que harán que protejas tu piel de manera más eficaz.

7 mitos sobre los protectores solares

  1. Si aplico una crema de SPF 20 y encima una SPF 30, consigo un SPF 50

La cifra del SPF no es acumulativa porque cada producto bloquea un determinado porcentaje de rayos UVB. Si te aplicas una capa de 20 SPF y luego una de 30 SPF, tendrás la misma protección que si solo te pusieras la de 30.

Los porcentajes de filtro solar son estos:

  • SPF 15: 93% de filtro
  • SPF 30: 97% de filtro
  • SPF 50: 98% de filtro

2. Con poner crema una vez al día es suficiente

protectores solares

Los protectores solares crean una capa invisible que con el paso de las horas, el sudor, o el roce, se va borrando. Los expertos recomiendan aplicar la crema solar cada horas y, si estamos en la playa o en la piscina, siempre que nos salgamos del agua.

3. Todos los protectores solares protegen igual

Cuando compres un protector solar fíjate siempre en la etiqueta, debe aparecer que protege tanto de los UVA como de los UVB. Los rayos UVA penetran más en la piel y aceleran el envejecimiento y los UVB dañan la capa externa de la piel contribuyendo a la quemaduras solares.

4. Con un poco de protector solar ya es suficiente.

Lo cierto es que si no usamos la cantidad suficiente de protección solar, la capa no será uniforme y no estaremos protegiendo la piel correctamente. Para que te hagas una idea, la el rostro y el cuello, la cantidad necesaria es la de una cucharadita de postre o el recorrido de dos de la mano.

5. Se puede mezclar la crema solar con maquillaje o crema hidratante.

Esto es un riesgo por varios factores. Por un lado, probablemente no estemos usando la cantidad adecuada de protección solar. Por otro lado, se diluyen los principios activos del protector. La aplicación correcta es usar primero la crema hidratante, después el protector solar y, por último, el maquillaje. Es muy importante dejar un par de minutos entre capa y capa para que penetren en la piel.

6. En invierno no hay que usar protección solar

El único momento en el que la piel no está expuesta a los daños solares es de noche. El resto del tiempo, hay que usar protección solar. Los expertos recomiendan usar protección solar también en invierno, especialmente en rostro y manos para evitar el envejecimiento prematuro: aparición temprana de manchas y arrugas.

7. No quemarse sin usar protectores solares significa que no pasa nada.

El bronceado en sí son células muriendo que adquieren un tono marrón. Es decir, “ponerse moreno” es una respuesta del organismo ante un daño cutáneo. Por esta razón, debemos ser muy cautos, no exponernos demasiado al sol y usar siempre protección solar.

¿Quieres aprender cómo interpretar las etiquetas de los productos cosméticos? ¡Haz click aquí! En UNIKA garantizamos la seguridad en los análisis de los cosméticos con los que trabajamos. Si quieres saber más sobre este tema, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *