cosmética ecofriendly

4 tips sobre la cosmética ecofriendly

La sostenibilidad y el comercio ético son tendencia en el mundo actual. Cada vez la gente está más concienciada sobre el impacto que producen los productos que utilizamos en el planeta. Entre ellos se encuentran los productos cosméticos. ¿Sabías que existen productos cosméticos ecológicos? En el post de hoy te contamos 4 tips para identificar si tu producto de belleza es cosmética ecofriendly.

Hoy en día estamos rodeados de marcas que apuestan por una comunicación enfocada en la sostenibilidad y los productos naturales. Sin embargo, a veces el término “natural” se emplea en productos que no son del todo respetuosos con el medio ambiente. Desde UNIKA gestión de marcas te contamos 4 tips para saber identificar la cosmética ecofriendly.

4 tips para identificar la cosmética ecofriendly

1. ¿Qué es la cosmética natural?

Cosmética natural

En primer lugar sería necesario hacer una definición de lo que es la cosmética natural y si existe alguna legislación al identificar este tipo de productos. 

Hasta el día de hoy, no existe ninguna legislación que regule la definición del concepto cosmética natural. Esto puede llevar a la confusión de los consumidores y a encontrar productos con la etiqueta de natural cuando realmente no lo son. Podríamos definir la cosmética natural como aquella fabricada a través de ingredientes procedentes de la naturaleza como aceites vegetales, mantecas, cercas, plantas, etc. También se le asignan los conceptos de cosmética verde, biocosmética, cosmética orgánica, cosmética ecofriendly, cosmética natural o fitocosmética.

“Un fitocosmético es el término que define al producto cosmético (de higiene o tocador) que incluye casi exclusivamente materias primas de origen vegetal (fitoingredientes) en su formulación con el objetivo de ejercer una acción determinada. Entendiéndose como fitoingrediente a cualquier materia prima vegetal que ha sido procesada convenientemente para ser incluida en formulaciones cosméticas y farmacéuticas. Puede provenir de plantas frescas o desecadas, enteras o en partes, extractos, secreciones, aceites, etc. o puede ser un producto aislado de las mismas por metodologías especiales, de composición heterogénea (Nadinic, 2009).”

2. ¿Qué certificaciones existen?

Debido a que a día de hoy no existe ninguna regulación sobre los productos cosméticos, la manera que tienen los fabricantes de asegurar que su producto es natural y respetuoso es a través de las empresas privadas de certificación. De esta manera, las marcas pueden asegurar que su producto es sostenible gracias a un etiquetado que así lo indica. Actualmente los principales organismos certificadores son

  • ECOCERT: ofrece las certificaciones de cosmético natural y cosmético natural y orgánico. 
  • Federación de Industria y Comercio (BDIH): son los fundadores de la primera certificación orgánica “personal care”. 
  • Asociación de la tierra (Soil Association): asociación sin ánimo de lucro que realiza certificaciones y declaraciones orgánicas de los productos. 
  • COSMEBIO: certifica productos bío únicamente de marcas francesas. 

(Mosquera, 2015)

3. ¿Cuánto vale el producto?

Otro aspecto a tener en cuenta es el precio de los productos cosméticos que compramos. Este detalle nos puede dar mucha información sobre el producto y sobre el proceso que se ha llevado a cabo hasta su venta.

Los productos cosméticos naturales tendrán en la mayoría de los casos un precio superior a estos que no lo son. Esto se debe a que los ingredientes así como los materiales con los que se genera el producto son más caros. Sin embargo, el impacto que realizamos en el medio ambiente es menor y además, nuestra piel agradecerá el uso de ingredientes naturales por encima de los que no lo son. Al fin y al cabo es una cuestión de prioridades.

4. ¿Qué información me ofrece la marca?

Cosmética natural

Como último consejo os recomendamos que una vez que tengáis el producto busquéis información sobre la marca en su página web y redes sociales. De esta manera podréis indagar sobre si el producto cuenta con alguno de los certificados que hemos mencionado en el punto 1 así como del uso de la publicidad. En algunos casos podremos encontrarnos con marcas que intenten potenciar el valor de la sostenibilidad para atraer al público sin cumplir con los requisitos. No obstante gracias al uso de las nuevas tecnologías encontrar la información que nos asegure que el producto es ecológico será más fácil de lo que creemos.

Si algo está claro es que la cosmética ecológica ha venido para quedarse. Es responsabilidad de todas las personas concienciarnos sobre el impacto de los productos que utilizamos y elegir aquellos que son respetuosos con el medio ambiente. Si necesitas más información puedes contactar con Unika, la empresa líder en análisis de cosméticos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *