Análisis de las aguas que bebemos

El análisis de las aguas que bebemos, ¿conoces su importancia?

El agua representa el 60% de todo el peso corporal, siendo aproximadamente un 26% extracelular y un 34% intracelular, en función de la persona. Por ello, desde Unika Gestión de Marcas nos preocupamos por transmitir una información correcta al consumidor. Esto no sería posible sin el correcto análisis de las aguas que bebemos, que garantice un buen funcionamiento de nuestro organismo.

 

Análisis de las aguas que bebemos

 

Desde nuestra empresa prestamos un servicio íntegro y de calidad en el que ofrecemos desde el análisis, al control y gestión de marcas. Hoy hablaremos de un tema que genera mucha controversia: el análisis de las aguas que bebemos.

 

 

La importancia del agua que bebemos

El agua es un elemento imprescindible para la vida, que se describe con solo tres palabras: incolora, inodora e insípida.

 

Sin embargo, esa simple definición no lo dice todo. Porque existen muchos tipos de agua, que coinciden en cuanto a su transparencia, pero no tanto en las otras premisas. Y además esconden mucho más, ya que contienen diversos elementos, sobre todo minerales, que dependen de su procedencia entre otras cosas.

 

El agua del grifo es la que llega a todos los hogares, en gran parte del mundo, pero no todo, a través de conductos. No suele tener una sola procedencia, y como es distinta en cada lugar, tampoco todas tienen la misma calidad, componentes ni sabor.

 

Análisis de las aguas que bebemos

 

Las aguas comercializadas en España provienen principalmente de manantiales. Disponemos en gran número y variedad en nuestro país, por lo que estas aguas son usadas no sólo para el consumo sino también con fines termales.

 

Existe una rigurosa reglamentación sobre el agua suministrada. Deben someterse a análisis frecuentes para comprobar que no tienen residuos no deseados, bacterias, restos contaminantes y otras impurezas.

 

El agua de grifo, ¿es segura para beber?

Pueden proceder de aguas subterráneas, de lagos, de lluvia, de pozos. E incluso en lugares donde escasea se obtiene filtrando la del mar para extraerle la sal y hacerla apropiada para cocinar, aunque no siempre para beber.

 

Análisis de las aguas que bebemos

 

El sabor no es intenso, pero a menudo se nota y no es agradable, debido en parte a sus propias características, especialmente cuando son aguas con restos calcáreos. Pero también a los procesos de purificación, en los que se emplean desde productos químicos como el cloro al carbón activado.

 

 

Aguas duras vs. aguas blandas

Además de hidratar, una función imprescindible para el buen funcionamiento del organismo, el agua puede aportar distintos minerales, también muy necesarios. Según su lugar de procedencia, pueden ser aguas más o menos ricas en unos u otros:

  • Las aguas duras son las que tienen muchos minerales que se deben filtrar en el medio natural a través de depósitos de piedra calcárea. Esta se compone de carbonatos de calcio y magnesio, bicarbonato y sulfatos. Se consideran de menor calidad y España son más propias de la zona mediterránea y las Baleares.
  • Las aguas blandas (conocida como agua mineral) son las que se han filtrado a través de granito o gres, que son pobres en esos minerales. Estas, que llegan normalmente de las montañas, se consideran mejores para la salud y tienen mejor sabor. Se utiliza solo para beber, o para cocinar en muchos casos, y se venden embotellada en envases de distinto tamaño. Se comercializan tantos tipos y marcas que elegir la más adecuada al propio gusto y necesidades es a veces muy complicado.

 

 

Los minerales ¿invisibles pero imprescindibles?

La composición mineral del agua puede hacer que sea más o menos apropiada o perjudicial si se padece determinadas patologías o trastornos.

 

Análisis de las aguas que bebemos

 

Todas las aguas son igualmente hidratantes, pero su composición mineral puede hacer que sean más o menos apropiadas o perjudiciales si se padece determinadas patologías o trastornos. Si no se tiene ningún problema de ese tipo, cualquiera cumplirá su función y al final, el propio gusto y la economía serán determinantes.

 

Todas ellas están reguladas por las directivas de la legislación europea. Éstas clasifican las aguas basándose en sus características físicas y químicas, parámetros geológicos e hidrológicos, descripción de las zonas de procedencia, la naturaleza del terreno, el contenido de minerales, entre otros.

 

Por lo tanto, consumir el agua indicada para nosotros en función de nuestra salud podría mejorar síntomas de patologías concretas. Por ello, en Unika Gestión de Marcas nuestro principal objetivo es garantizar la seguridad del consumidor. Si tienes alguna duda al respecto, no dudes en ponerte en contacto con nosotros, todo nuestro equipo estará encantado de poder ayudarte.

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *