Todo lo que debes saber sobre la salmonelosis

La salmonelosis es una de las enfermades bacterianas más frecuentes del aparato intestinal. En verano, supone una gran amenaza para la seguridad alimentaria, ya que el calor hace que los alimentos se pongan en mal estado más rápido y exista más riesgo de contaminación. Desde Unika, laboratorio experto en seguridad alimentaria, te contamos todo lo que debe saber sobre esta enfermedad.

Como hemos mencionado, la infección por salmonela es una enfermedad producida por una bacteria. Esta bacteria vive en el intestino de los animales y de humanos y se libera a través de las deposiciones. La principal vía de infección para los humanos es a través de los alimentos y del agua contaminada.

Prácticamente cualquier alimento puede estar infectado por la bacteria, ya que si una persona tiene las manos contaminadas y manipula los alimentos, ésta se extiende. La mayoría de casos se suelen dar en verano, ya que las altas temperaturas favorecen su crecimiento. 

 

Síntomas

La OMS dice que en la mayoría de casos, la salmonella provoca infección intestinal sin llegar a tener más trascendencia. Los síntomas son leves y los infectados se recuperan sin problema. Aunque en algunos casos se puede llegar a agravar la situación y  poner en peligro la vida.

Los síntomas pueden ser: vómitos, náuseas, diarrea, fiebre, escalofríos, etc. Los expertos recomiendan beber líquidos en abundancia y tomar comidas ligeras y sin grasa.

 

Tratamientos

La OMS afirma que en los casos graves, el tratamiento es sintomático y consiste en la reposición de electrolitos que se han perdido como consecuencia de la deshidratación producida por los vómitos y la diarrea, y la rehidratación.

 

Alimentación

Es muy importante seguir una dieta blanda con líquidos abundantes. Es recomendable tomar bebidas isotónicas, infusiones o caldos sin grasa. Los alimentos sólidos como el pollo o pavo deben ser hervidos o cocinados a la plancha. El arroz blanco también es un buen aliado en la dieta blanda.

Es importante evitar condimentados picantes, frutos secos, leche, quesos grasos o embutidos.

 

Recomendaciones 
  • La OMS recomienda asegurarse de que los alimentos estén cocidos correctamente y aún calientes al servirlos.
  • Evitar la leche cruda y los productos lácteos. Preferiblemente, beber solo pasteurizada o hervida.
  • Manipuladores de alimentos y familiares deben alertar inmediatamente a sus empleados cualquier episodio de fiebre, diarrea o vómito.

 

Esperamos que esta entrada te haya ayudado a pasar un verano mejor en cuanto a precaución alimentaria se refiere. Ante cualquier duda sobre la seguridad o el análisis de los alimentos, contacta con nosotros, tu laboratorio experto.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *