Tipos de enfermedades alimentarias

Las enfermedades de transmisión alimentaria, más conocida como ETA, se refieren a toda aquellas afecciones o enfermedades provocadas por la ingesta de algún alimento contaminado.

No todas tienen el mismo patrón, funcionan igual o, lo más importante, se previenen igual. Desde Unika, expertos en análisis alimentarios, te contamos cuales son los tipos de enfermedades alimentarias. ¡No te lo pierdas!

Infeciosas

Los tipos de enfermedades alimentarias infeciosas se refieren a aquellas provocadas por algún organismo patógeno perjudicial para la salud del consumidor. Existirían de tres tipos:

  1. Microbianas: son aquellas cuyo contagio se produce por el ingreso de virus o bacterias en el organismo a través de la ingesta de alimentos. Suele manifestarse con trastornos en el funcionamiento normal del sistema gastrointestinal e inflamaciones en la zona. Aunque hay que tener en cuenta que el tratamiento sería diferente según la enfermedad alimentaria contraída. La salmonelosis, el botulismo o el E-coli son algunas de las enfermedades alimentarias pertenecientes a este tipo.
  2. Parasitarias: Están provocadas por parásitos presentes en alimentos crudos o mal cocinados. O por el contacto con algunos de estos. Por ejemplo, una carne bien cocinada pero cortada en una tabla donde previamente se ha cortado carne cruda puede provocar una trasferencia de la infección.
  3. Virales: la enfermedad es causada por algún virus presente en el alimento ingerido. Exiten muchísimas enfermedades víricas originadas por la ingestión de alimentos infectados. Una condición propia de este tipo de enfermedades alimentarias es que puede producirse un contagio de persona a persona. El rotavirus o el norovirus son algunas de las enfermedades más destacables de este tipo.

Intoxicación alimentaria química

Las intoxicaciones son las enfermedades causadas por agentes químicos presentes en los alimentos ingeridos. Pueden ser de origen artificial o, incluso, natural.

Los agentes químicos de origen artificial pueden ser incorporados al alimento en algún momento del proceso productivo. Y según su condición puede estar más integrado con él o menos. Ejemplos de este tipo de sustancias pueden ser los plaguicidas o pesticidas que se incorporan a los vegetales para prevenir que sean comidos por insectos u otros organismos. En principio, el correcto lavado de estos productos, eliminaría casi la totalidad de estas sustancias.

Los agentes químicos de origen natural se refieren a aquellos que el mismo organismo ha generado en su estado natural. Por ejemplo, algunos pescados tienen un porcentaje de mercurio, este, por tanto, tiene que ser controlado para que no llegue a provocar envenenamiento por mercurio.

Toxiinfecciones

Son causadas por toxinas segregadas por organismos patógenos durante el desarrollo en el consumidor. Puede encontrarse en cereales y granos que estén afectados por algún hongo que, al ser ingerido, produzca toxinas perjudiciales para el ser humano.

Para combatir esto, muchos países exigen un análisis toxicológico de ciertos productos importados. Y así, asegurar que los porcentajes de estos patógenos no exceden los límites seguros.

Hay que tener en cuenta que, sobre todo en los paises desarrollados, los sistemas de prevención y control garantizan un alto nivel de protección. Y que hay organismos competentes que se encargan de controlar la seguridad de los alimentos. En Unika, expertos en seguridad alimentaria, nos encargamos del análisis alimentario para que tu empresa no tenga que preocuparse por nada y se vea envuelta en problemas mayores que afecten a su funcionamiento normal. Contacta ya con nosotros.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *