Mitos y verdades sobre los alimentos transgénicos

A día de hoy, es muy probable que, sin saberlo, hayas consumido algún alimento en el que hubiera uno o más organismos genéticamente modificados. Como expertos en seguridad alimentaria, desde Unika te contamos los mitos y verdades sobre estos alimentos que generan tanta controversia.

 

Para empezar, los alimentos transgénicos son aquellos que han sido producidos a partir de un organismo modificado mediante ingeniería genética y al que se le han incorporado genes de otro organismo para producir características deseadas que mejoren la calidad y los valores nutricionales.

 

  1. Causan problemas de salud

La verdad es que en este aspecto no hay consenso entre los expertos. Unos dicen que no afectan y otros que sí. Es evidente que esta técnica genera muchos beneficios, como el hecho de que sean más resistentes a las plagas o instecticidas o duren más en la nevera; también es verdad que pueden provocar nuevas alergias.

 

  1. Son más caros

Es un mito. La producción de estos alimentos es más barata ya que resisten más a las plagas y a los pesticidas. Aquí entra el conflicto de, ¿quieres pagar más por alimentos sin modificar genéticamente o pagar menos y consumir transgénicos?

 

  1. Son diferentes nutricionalmente

Es verdad. El hecho de introducir uno o más genes en un organismo por medio de ingeniería genética puede generar cambios en la expresión de sus propios genes. Provocando así, una variación en los componentes nutricionales. Pero que sean diferentes no quiere decir que sean malos.

 

  1. Dañan el medio ambiente

Mito. Los críticos defienden que dañan el medio ambiente por el hecho de que se utilizan más herbicidas en el cultivo, pero la realidad es que sucede justo lo contrario. Necesitan una menor cantidad para producir lo mismo o más de alimentos orgánicos.

 

  1. Amenaza a la biodiversidad

Mito. La realidad es que los cultivos transgénicos no presentan riesgos distintos para el medio ambiente que los cultivos convencionales. Con respecto a los transgénicos que son resistentes a las plagas, se ha demostrado que no generan efectos adversos sobre la abundancia de otros insectos.

 

  1. Son menos seguros y no están regulados de forma adecuada

Mito. No existe evidencia de que sean más o menos seguros que los alimentos convencionales. En Europa, tienen que pasar por todo tipo de controles de seguridad e inocuidad que lleva a cabo la Unión Europea. Y están debidamente regulados por el organismo correspondiente, en nuestro caso por la UE.

 

Como podemos ver, los alimentos transgénicos generan mucha controversia y los expertos no acaban de ponerse de acuerdo. Ante cualquier duda sobre los alimentos transgénicos, contacta con nosotros. Unika, un laboratorio experto en seguridad alimentaria y en el análisis de alimentos.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *