Micotoxinas, ¿las conoces?

Probablemente las conozcas y las hayas visto muchas veces, están presentes en muchos tipos de alimentos y cultivos, y son muy peligrosas para nuestra salud. Esta es una de las razones por las que el análisis microbiológico de los alimentos es muy importante. En Unika somos expertos en seguridad alimentaria, y te contamos todo lo que debes saber sobre estas toxinas.

 

  • ¿Qué son?

 

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), las micotoxinas son compuestos tóxicos producidos de forma natural por algunos tipos de mohos. Los mohos que las producen crecen en una gran variedad de alimentos como los cereales, frutas desecadas o especias. Pueden crecer antes o después de la cosecha, durante el almacenamiento o en el propio alimento estando en entornos cálidos y húmedos.

Los efectos de varias micotoxinas presentes en los alimentos se manifiestan de forma inmediata tras el consumo de los alimentos contaminados. Otras han sido relacionadas con síntomas a largo plazo, tan graves como el cáncer o la inmunodeficiencia.

 

  • Micotoxinas más conocidas

De todas las micotoxinas algunas de las que más han llamado la atención son las aflatoxinas, que crecen en el suelo y afectan a los cultivos, también pueden encontrarse en la leche de animales alimentados con cultivos contaminados; la ocratoxina, que contamina los cereales y sus productos; la patulina, que se puede encontrar en las manzanas podridas y frutas con moho; y por último los hongos del género Fusarium, que se encuentran en el suelo y producen varias toxinas diferentes.

 

  • Minimizar riesgos

Por norma general, los mohos no crecen en alimentos debidamente secos y almacenados. Con lo cual, un secado eficiente de los productos básicos y mantener esta sequedad son medidas eficaces contra los mohos y las micotoxinas.

 

  • Alimentos expuestos

Pueden estar presentes tanto en alimentos sin procesar como en alimentos procesados. Varios tipos de alimentos sin procesar son susceptibles de contaminación por micotoxinas, como los cereales, las semillas oleaginosas (girasol, calabaza, sésamo, etc), frutas, verduras o frutos sectos entre otros.

En cuanto a los procesados, debido a que no se destruyen las micotoxinas durante el procesado, son los productos a base de cereales, las bebidas, los alimentos de origen animal y los alimentos infantiles.

 

  • Dosis tolerable

Los organismos que se encargan de evaluar el riesgo han establecido valores de referencia toxicológicos. Pero la exposición a estas toxinas debe de mantenerse tan baja como sea posible, ya que algunas variedades son genotóxicas (pueden dañar el ADN) y cancerígenas.

 

  • El Fuego de San Antonio

Fue una enfermedad que se desarrolló durante la Edad Media. Se producía por la intoxicación a causa del cornezuelo del centeno, un hongo parásito de este cereal que aparecía como un pequeño cuerno negro en las espigas. La epidemia más grande tuvo lugar en Francia, donde murieron cerca de 40 mil personas.

Como hemos visto en esta entrada, el análisis de los alimentos y la seguridada alimentaria son muy importantes para consumir productos de forma segura. Ya sea revisando los alimentos en casa o acudiendo a laboratorios expertos para el uso profesional. Como Unika, especialistas en seguridad alimentaria y en el análisis de los alimento.  ¡Contacta con nosotros!

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *