El fraude alimentario

Con el paso de los años, la vigilancia del fraude alimentario va adquiriendo importancia en la Unión Europea, con tal fin fue creada la EU Food Fraud Network (Red Europea del Fraude Alimentario) en el año 2.013. Desde Unika, tu asesoría sanitaria, te contamos qué es el fraude alimentario y a qué se dedica esta institución.

 

El fraude alimentario son aquellas acciones intencionadas de empresas o personas realizadas con el propósito de engañar a los compradores y obtener un beneficio, infringiendo la legislación de la cadena agroalimentaria de la UE. Estas infracciones pueden suponer un peligro para la salud, ya sea humana o animal.

 

El mecanismo “EU Food Fraud Network” nació en el año 2013 a raíz del episodio de la carne de caballo. Este mecanismo tiene como objetivo asegurar un intercambio rápido de información en casos de sospecha de prácticas fraudulentas en relación a la industria alimentaria. Para entrar en contexto, el caso de la carne de caballo fue el etiquetado de carne de caballo como si fuera ternera en algunos productos prefabricados, suponiendo un grave fraude alimenticio en la Unión Europea.

 

Este mecanismo utiliza cuatro criterios para distinguir si un caso puede ser fraude:
  • La violación de una o más reglas codificadas en la legislación de la UE sobre la cadena agroalimentaria
  • La intencionalidad de una infracción se puede verificar, por ejemplo si un producto de alta calidad es reemplazado por uno de baja calidad en grandes cantidades
  • Que la infracción alimentaria genere una ventaja económica para el infractor
  • Si implica algún tipo de engaño para los clientes, como etiquetas del producto alteradas.

 

Los fraudes alimentarios principalmente se dan en el sector del pescado y sus derivados, y en la carne y en los productos cárnicos. Y las categorías de infracciones que más se repiten son en el etiquetado incorrecto y en la sustitución/dilución/adición o eliminación de componentes del producto.

 

Un caso de fraude alimentario muy conocido en nuestro país es el del atún rojo, que consiste en hacer pasar especies de menor valor, como el bonito o el atún blanco, por atún rojo, que es más rentable. También se da el caso de un fraude a la inversa, poner en el mercado atún rojo que procede de pesca furtiva a un precio más bajo.

Siguiendo con los fraudes del atún rojo, otra forma muy extendida es la de poner en el mercado ejemplares en mal estado, manipulados para darles una apariencia óptima. 

 

La Red Europea del Fraude Alimentario lucha contra todos estos tipos de infracciones alimentarias, ya que la seguridad alimentaria de los consumidores está en juego y puede llegar a suponer un problema de salud pública.

 

Si necesitas certificación para tus productos, en Unika somos tu laboratorio experto en seguridad alimentaria. Accede a nuestra web y échale un vistazo a la gran variedad de análisis que te ofrecemos, o contacta directamente con nosotros sin compromiso.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *