El correcto etiquetado puede salvar vidas

Hace unos días leímos que el Reino Unido iba a llevar a los tribunales el etiquetado de los productos de consumo alimenticio. Esto está promovido a causa del fallecimiento de una joven de 15 años que murió debido a una alergia alimentaria al sésamo. Al consumir un bocadillo de una conocida cadena de restauración francesa ingirió este producto. En el etiquetado no advertía de posibles productos alérgenos.

La importancia de los etiquetados

Hay que tener en cuenta que en la mayoría de casos, o en casi todos, el etiquetado es el medio de comunicación entre productores y consumidores. Siendo esa etiqueta el “documento” que aporta toda la información que, a priori, el comprador necesita saber.

Es en esta etiqueta donde se muestran los ingredientes, la información nutricional, información de contacto, consejos o, incluso, advertencias… Se recoge toda la información que tanto el productor quiere decir, como el consumidor quiere saber.

En la necesidad de incluir esa información radica la importancia del correcto etiquetado.

Avanzando poco a poco

Si hoy cogemos cualquier alimento envasado y miramos la etiqueta somos capaces de ver claramente toda la información.

No obstante, esto no siempre ha sido así. Es en 2011 cuando la Unión Europea establece una cierta uniformidad para los etiquetados, con la aprobación de una ley y que aplicándose de forma gradual y paulatina hasta la total obligación de mostrar exactamente esa información, en diciembre de 2016.

De esta forma se intenta garantizar que los alimentos sean más seguros para los consumidores y que estos, al estar más informados, tomen mejores decisiones sobre los productos que consumen, qué los compone, y otras cuestiones que pueden interesarles.

Entre las diferentes medidas que se adoptaron algunas fueron:

  • La Mejora de la legibilidad de la información de la etiqueta, de tal forma que, pudiera leerse en cualquier envase.
  • Obligatoriedad de informar sobre el origen de diferentes productos como la carne fresca, la miel, las frutas y las hortalizas.
  • La uniformidad en cuanto a la información nutricional. Referido a que ponga los mismos datos en todos los productos, y que, además, incluyan las cantidades cada 100g o 100ml (según el producto). De esta forma, se facilita la comparación entre diferentes productos y diferentes tamaños.
  • La presentación destacada de los alérgenos más importantes, como la leche, los huevos, la soja o el gluten. Por ejemplo, con negritas, de tal forma que se vean clara y rápidamente entre toda la lista de ingredientes.

Estos son algunos de los elementos que debe aparecer en las etiquetas de los productos. No obstante, no son los únicos. Y, por desgracia, no todos los productores conocen exactamente qué deben mostrar. Lo que puede ser perjudicial tanto para ellos, como para los consumidores de sus productos.

Si necesitas más información sobre el etiquetado, o sobre aspectos relacionados con el análisis de los alimentos. No dudes en ponerte en contacto con nosotros. En Unika GM somos expertos en análisis alimentarios y podemos asesorarte para resolver todos tus necesidades .

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *