Consejos para que tu menú de Navidad sea seguro

Se acerca la navidad y con ella las comilonas familiares o con amigos en las que intentamos complacer y disfrutar comiendo con nuestros seres más queridos. Nos preocupamos mucho de que nuestros platos soprendan a todo el mundo, ya sea por los ingredientes, por la elaboración o por ambas cosas, pero es sumamente importante nunca dejar de lado la seguridad alimentaria.

 

Los días previos a la comida son tan importante como el día de la comida.

  • Hay que hacer la compra con lista siempre, y es que los supermercados están diseñados para que tus ojos se vayan a todo tipo de productos ya sea el que estás buscando o no. Con la lista irás a tiro hecho y no perderás tiempo, para esto también es bueno tener pensada la ruta que vas a hacer en el supermercado.
  • Ultracongelación de los alimentos, si te has decidido por adquirirlos antes de que comience la temporada navideña con la consiguiente subida de precios, este método de conservación es ideal. La ultracongelación es mejor que la simple congelación porque al ser un método más rápido no aparecen los cristales de hielo y mantiene mejor las propiedades organolépticas.
  • Refrigerados, los productos que necesiten estar en el frigorífico es importante saber que no deben estar a temperatura ambiente por más de dos horas. A la hora de guardarlos en el frigorífico hay que mirar que esté a 4ºC o menos y guardar cada tipo de alimento en su sitio correspondiente.
  • A la hora de congelar en casa, es recomendable retirar los envases originales tanto del pescado como de la carne para que la lámina de celulosa que recoge la sangre no se pegue. También es mejor desde el punto de vista del envasado individual, que es más fácil a la hora de consumirlo.

 

Durante el día D.

  • La limpieza es primordial a la hora de cocinar. Antes de empezar, tras haber manipulado un alimento crudo o entre procesos, es de obligado cumplimiento lavarse las manos. Además de las manos también hay que lavar cada utensilio utilizado con agua caliente y jabón.
  • Todos los alimentos deben ser lavados, en el caso de que sean verduras con piel, aunque estén pelados, hay que lavarlos con agua corriente. En el caso de que entre los comensales haya embarazadas, niños o ancianos; hay que desinfectarlos con lejías aptas para ello.
  • Para algunos productos como los mariscos o pescados, es recomendable mantenerlos en el frigorífico hasta el último momento. La temperatura ambiente puede provocar su deterioro más temprano suponiendo un riesgo.

 

El día después.

Una vez que ha pasado todo, teniendo en cuenta que la compra se ha hecho teniendo en cuenta la lista, probablemente sobre comida. La planificación es muy importante para así evitar el desperdicio, en la mayor medida de la posible. Para gestionar las sobras:

 

  • Envasar en pequeñas raciones y congelarlas es la mejor opción posible. Otra opción es la refrigeración pero nunca por más de cuatro días. 
  • Para recalentar hay que garantizar que se hace por encima de los 70ºC, ya que los productos han estado expuestos a la temperatura ambiente.
  • Otra opción muy interesante sería donar los alimentos no cocinados a los bancos de alimentos. Aquellos que tienen carácter no perecedero.

 

Esperamos que esta guía te sirva para que la seguridad alimentaria reine en tu banquete familiar o con amigos. Te lo contamos desde Unika, tu empresa experta en seguridad alimentaria.

¡Contacta con nosotros!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *