Cadmio y cabezas de gambas, una relación tóxica

Las gambas y los langostinos son los productos estrella de estas fechas, y es que no suelen faltar en la mesa de las mayorías de las casas de nuestro país. El gesto de chupar la cabeza, es para muchos, la mejor parte de estos crustáceos. La Agencia Española de Seguridad Alimentaria (AESAN) ha recomendado limitar la ingesta ya que tienen presente unos altos niveles de cadmio.

 

La realidad es que esta recomendación no es nada nuevo, y es que el comunicado se hizo en público en el año 2011. Es importante especificar que la agencia se refiere sólo a la cabeza de gambas, langostinos, cigalas,… Ya que el cuerpo no contiene esta sustancia, que consumida en grandes cantidades, pueden provocar problemas.

El cadmio

El cadmio es un metal que no se encuentra en estado libre en la naturaleza, casi todo lo que se produce se obtiene como subproducto de la fundición y refinamiento de los minerales de zinc. No tiene ninguna función biológica ni en humanos ni animales.

Los humanos ingerimos cadmio principalmente a través de la comida como los mariscos, antes mencionados; patés, champiñones o cacao entre otros. Se deposita en los riñones y tiene efectos tóxicos en el sistema óseo y el respiratorio; está clasificado como material cancerígeno.

El tabaco

Otra fuente importante de cadmio por la que nos contaminamos los humanos es el tabaco, tanto para los que fuman activamente como para los que lo hacen pasivamente.

Con respecto a su consumo, si se hace de forma esporádica no hay problema; es importante que no sea algo cotidiano y en grandes cantidades. 

Puede provocar numerosos problemas en nuestra salud, como disfunción renal, 49desmineralización de los huesos y largo plazo puede llevar a convertirse en cáncer. 

De lo que podemos estar seguros es que por chupar una cabeza de gamba o de langostino no nos va a pasar nada, como en todos los aspectos de la vida, en la moderación está la virtud. Hay que consumir sin excederse, te lo contamos desde Unika, tu laboratorio experto en seguridad alimentaria.

¡Conctacta con nosotros!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *